El diccionario de los pintores (IV)

Deja un comentario
imagen blatem



En este nuevo post de Blatem seguimos adentrándonos en el mundo de la pintura de una manera sencilla y amena. Son muchos los términos que nos pueden resultar extraños o difíciles de entender, pero intentaremos que no lo sea y que todo aquello que aprendáis sobre pintura os sirva de utilidad.

En esta ocasión os hablamos de una de las principales “patologías” de las fachadas: la carbonatación. Porque, sí, las fachadas también tienen patologías, pero de inmediato os explicamos qué es y cómo solucionarla.

La carbonatación consiste en un proceso de avance pausado que se desarrolla de manera invisible y lenta en el interior de la estructura de hormigón, donde la cal apagada (hidróxido cálcico) del cemento reacciona con el dióxido de carbono (CO2) del aire formando carbonato cálcico, produciendo un descenso del PH que desprotege la armadura de acero frente a la corrosión.

Cuando muestra signos visibles en el exterior, obliga a realizar reparaciones costosas, ya que culmina con la corrosión del acero de hormigón y dañando seriamente la estructura.

El uso de nuestro Sprint Mate Antimoho detiene el ingreso del dióxido de carbono proporcionando un acabado anticarbonatación. Eso sí, previamente hay que preparar la superficie a pintar, que deberá estar seca, limpia, libre de contaminación y la pintura perfectamente adherida al soporte.

El diccionario de los pintores (III)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


8 − = 6