“Con la crisis hemos perdido tanto como se ha abierto un nuevo abanico de posibilidades”

Deja un comentario
DSC08137

Aunque jóvenes, pues presentan una media de edad de 30 años, ambos pueden presumir de experiencia en el sector de la pintura. Por ello, en 2005 se decidieron a embarcarse en un negocio propio, Colores del Principado, el cual se ha convertido en un modo de vida, según afirman. Ellos son Juan Zurrón y Adolfo Losada de Gijón (Asturias).

¿Desde cuándo trabajáis con Pinturas Blatem?

Comenzamos nuestra andadura en solitario con Pinturas Blatem desde el principio por varios aspectos que consideramos muy importantes. Principalmente, por un buen marketing y una buena presentación de productos. En segundo lugar, por la alta calidad de sus artículos. Tercero, por tratarse de una empresa con una buena proyección a nivel nacional. Por último, como muy bien dice su lema, por tener una evolución e innovación constante.

¿Qué productos tienen una mayor demanda?

Para nosotros era fundamental el tema de fachadas. Buscábamos una pintura que pudiera competir en calidad y precio con las grandes marcas del mercado y dimos con ella: el Sprint Mate y el Sprint Elástico. En nuestra comunidad asturiana, por su diversa orografía y sus condiciones climatológicas tan adversas, éstos cumplen con creces todos los requisitos que necesitábamos. Y no hay que menospreciar, por supuesto, el Mar Liso. En lo que a interiores se refiere, nuestro buque insignia son Visón y Seda, unas pinturas con un gran acabado decorativo, rendimiento, autonivelación…

A nivel personal, ¿cuál es el que más os ha sorprendido?

Hay unos cuantos: Fragancias por su exclusividad y originalidad que tanto llama la atención al público; el decapante para gota; Blatemlux Azulejos; Illusion Paint; la pintura magnética; Rotularte

¿Qué tendencias observáis en el consumo de pinturas?

Debido a la fuerte inclusión de las grandes superficies de bricolaje, el público y los profesionales nos demandan productos más económicos o líneas que nunca hemos trabajado y que hemos tenido que introducir. Pero esto nos ha servido para poder vender los productos de mayor calidad, ya que a la larga los clientes se dan cuenta de que no es oro todo lo que reluce y se dejan aconsejar por nuestra experiencia.

¿Cuál es vuestra política de surtido?

Por la situación económica y la demanda actual, nos hemos visto obligados a almacenar menos material en general, más por miedo que por otra cosa, porque en realidad seguimos vendiendo prácticamente lo mismo.

¿Hay algún producto o servicio que os gustaría añadir en relación al ámbito de las pinturas?

En cuanto a productos, tenemos que decir que la gama de Pinturas Blatem es muy completa. Siempre se puede añadir algo mas, está claro, pero para eso no dudamos de la profesionalidad del personal de la empresa, que seguro ya está pensando qué nuevos productos nos pueden ofrecer.

¿Cómo creéis que ha afectado la crisis al sector?

En nuestro caso, con la crisis hemos perdido tanto como se ha abierto un nuevo abanico de posibilidades de venta. Aunque no nos queda otra que adaptarnos al mercado. En la época del boom se despachaba pintura, hoy en día hay que venderla.

¿Consideráis que en España hay cultura de bricolaje o Do it yourself?

Creemos que nunca ha existido esa cultura. Más bien, a mucha gente no le ha quedado otra que probar suerte y hacerlo por ellos mismos. De todas formas, a la larga se conseguirá que se valore más el trabajo del pintor. Lo que sí hemos notado es que la gente joven ha desaparecido completamente de nuestras tiendas, ya que el marketing de los centros de bricolaje es mucho más atractivo para ellos. Aunque estamos seguros de que, con el tiempo, valorarán más un buen asesoramiento y retornarán a nosotros.

A elegir: ¿Estucado o liso? ¿Satinado o mate? ¿Blanco o color?

Por supuesto, liso. En lo segundo, nos quedaríamos casi en medio con el acabado sedoso de la pintura Seda. Por último, el blanco ha pasado a la historia, así que blanco roto y para el resto, libertad de combinaciones. En nuestra opinión, los colores de la carta Feng Shui son perfectos para todo tipo de gustos.

Para terminar, más allá de la brocha o el pincel, ¿qué no le debe faltar a un buen pintor?

Las ganas de seguir aprendiendo y probando nuevos productos. Y dejarse asesorar por los profesionales, que afortunadamente siempre están a la última en este sentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


+ 9 = 12