Cómo escoger un buen pintor profesional

Comentarios desactivados
pintor profesional

 

Pintar una fachada de una vivienda no es igual que pintar una superficie industrial. Ni dar una nueva tonalidad a una pared que ha sido pintada hace poco es lo mismo que pintar sobre otra en la que previamente hay que retirar el gotelé. Son solo algunos ejemplos de situaciones que se nos pueden plantear y ante las que puede que podemos valorar la contratación de un experto. Pero, ¿cómo escoger un buen pintor profesional? En este artículo te explicamos los requisitos que debe cumplir y te ofrecemos los mejores consejos para reconocerlo.

 

Requisitos que debe reunir un buen pintor profesional

Como en cualquier otra profesión, en el mercado conviven profesionales con conocimientos, experiencia y profesionalidad con otros que no reúnen todas estas cualidades. Las diferencias en los resultados que ofrecen unos y otros son muy grandes, por eso debemos aprender a distinguirlos. Algunos aspectos a tener en cuenta en este sentido son:

 

  • Debe visitar el lugar que se va a pintar: los buenos pintores son aquellos que quieren hacer bien su trabajo y para ello no dejan nada al azar. Esto significa preocuparse por todos los detalles de su trabajo, desde los primeros pasos hasta los últimos. Y dentro de estas primeras acciones que debe realiza un buen profesional antes de presentar un presupuesto, está la de visitar la zona que hay que pintar. De esta forma se hace una idea de cuánto tiempo y trabajo va a conllevar el proyecto en cuestión, de qué es exactamente lo que busca el cliente o de qué medidas de seguridad debe tomar. También puede preguntar sobre cuestiones que no tenga claras e interesarse por las distintas opiniones del cliente. Será el mejor síntoma de que estamos ante un pintor profesional que planifica antes de comenzar su labor.

 

  • Debe presentar un presupuesto detallado y por escrito: un pintor profesional sabe que el presupuesto es el mayor compromiso que puede tener con un cliente. Por lo que este documento debe ser lo más específico posible; cuanto más profesional sea el pintor, más detallará cada aspecto, desde qué materiales usará hasta qué pasos irá siguiendo. Deben estar diferenciados los distintos conceptos con y sin impuestos, así como todos los datos fiscales del profesional.

 

  • Debe estar dado de alta como trabajador en la Seguridad Social: por desgracia, en el amplio sector de las reformas del hogar trabajan personas que no están dadas de alta en la Seguridad Social para evitar el pago de los correspondientes impuestos y cuotas de autónomos. Confía solo en profesionales que cumplen con sus obligaciones fiscales. De lo contrario, además de contribuir a un fraude, estarás expuesto a no poder reclamar en el caso de que el trabajo no sea satisfactorio, ya que no tendrás ninguna garantía.

 

  • Debe contar con experiencia: como ocurre en muchas profesiones, la mejora se consigue con la repetición de una serie de tareas. Un buen pintor profesional es aquel que no solo está cualificado, sino que sabe bien lo que debe hacer en cada situación, se anticipa a posibles incidencias y propone soluciones óptimas ante cualquier situación. Cuando se trata de pintar zonas con dificultad, como espacios con relieves, protuberancias o techos, un pintor con años de experiencia marcará la diferencia.

 

pintor profesional

 

Consejos a la hora de buscar un pintor profesional

Un buen pintor profesional tiene unos rasgos definidos que podemos identificar con cierta facilidad. Estas recomendaciones nos ayudarán a hacerlo:

 

  • Solicitar referencias: el trabajo de un buen pintor profesional habla por sí solo. Pídele que te explique qué trabajos ha realizado previamente y que te muestre imágenes de su labor en otras viviendas, locales, naves industriales, etc. Incluso puedes proponerle visitar alguno de estos trabajos. En muchos casos también podemos obtener información sobre la forma de trabajar de un profesional preguntando a sus clientes. Hoy en día es posible gracias a páginas web que muestran reseñas de distintos clientes valorando diferentes aspectos del trabajo de estos profesionales (puntualidad, rapidez, limpieza, etc.).

 

  • El precio no lo es todo: cuando comparamos diferentes presupuestos para la aplicación de pinturas en nuestra vivienda es fácil caer en la tentación de decantarse por los más baratos. Esto puede convertirse en una trampa porque en muchas ocasiones lo más económico es sinónimo de peor calidad, tanto en equipamiento, materiales y herramientas utilizadas, como en mano de obra.

 

  • Dejarse aconsejar: es lógico que el cliente tenga muchas dudas a la hora de pintar su casa, desde qué tipos de materiales usar en función de cada superficie hasta por qué colores apostar. Un pintor profesional es aquél que entiende las necesidades de sus clientes y sabe aconsejarle para que siempre tomen la mejor decisión. Además, un buen pintor puede aportar información muy valiosa debido a su experiencia con distintos tipos de pinturas y sus usos, como cuál es el resultado final o cual es la vida útil que tienen los materiales.


Seguro que tras leer estos consejos sabrás escoger al pintor adecuado y sino desde Pinturas Blatem siempre podemos ayudarte, ya que trabajamos con los mejores profesionales del sector.

Los comentarios están cerrados.