Preparación de paredes: todo lo que se debe hacer antes de pintar

Comentarios desactivados
frambuesa

 

Aunque en ocasiones no se le concede la importancia que merece, una correcta preparación de las paredes antes de su pintado es imprescindible para obtener los mejores resultados. Pintar paredes es una tarea sencilla y una de las labores que pueden ser realizadas por el propietario de una vivienda sin la obligación de tener que recurrir a un profesional. Pero, para ello, deben tenerse en cuenta algunos factores. Uno de los más importantes es que antes, ni siquiera, de abrir los botes de pintura, es necesario efectuar un trabajo previo en el que no conviene escatimar para acondicionar de forma adecuada la superficie. A continuación, conoceremos cuáles son los pasos imprescindibles que se deben seguir antes de pintar una pared.

 

Por qué es necesaria la preparación de paredes antes de pintar

Paredes desconchadas y falta de uniformidad, desperfectos en el revoco, superficies de revestimientos con escasa adherencia a la pintura, grietas, suciedad en forma de grasa, restos de otras pinturas… Son muchas las dificultades a las que podemos enfrentarnos antes de pintar las paredes (aunque todas ellas se pueden resolver con relativa facilidad). En todos estos casos, si no realizamos una labor previa de preparación de las paredes nos encontraremos con serias dificultades para pintarlas y, lo que es peor, la pintura tendrá una vida útil muy corta. La consecuencia de todo ello es una importante pérdida tanto del tiempo empleado como de los materiales utilizados para ello.

 

Materiales y herramientas necesarias para preparar paredes

Los materiales y herramientas que necesitaremos para comenzar a preparar paredes son un rodillo (que puede ser de fibra, de espuma o de lana) y sus recambios, espátula, una cubeta, plástico para tapar y una lija manual o automática, con rodillos de esponja, papel o taco. En el caso de encontrarnos con desperfectos como grietas, será necesario disponer de pasta reparadora de grietas, cinta tapagrietas, cinta de carrocero y cinta krepp. Una escalera doméstica será de gran utilidad para las zonas altas de las paredes y para acceder a los techos.

 

 

Paso a paso para acondicionar las paredes antes del pintado

Para la preparación de paredes antes del pintado existen tres procesos que siempre debemos cumplir:

 

  • Evaluar el estado de las pinturas antiguas, así como de los revestimientos

La pintura al temple que ya tenga la pared es aconsejable retirarla, incluso aunque no presente muestras de deterioro, ya que posteriormente puede generar problemas sobre la nueva pintura. Las pinturas plásticas permiten pintar, en algunos casos, sobre ellas, aunque primero hay que evaluar su estado. Las pinturas y los revestimientos que, directamente, se encuentren en mal estado o sean poco uniformes, deben ser retiradas.

Aunque existen productos específicos para ello en el mercado, aplicar agua es suficiente para retirar casi todos los papeles pintados que se han comercializado en los últimos tiempos. En casos de máxima incrustación puede usarse también una máquina limpiadora que desprenda vapor caliente y después emplear una espátula para retirar el material. También da buenos resultados lijar la superficie con una lija gruesa, para eliminar los restos de papel que queden. Los papeles que tienen como base el vinilo presentan una superficie impermeable que debe quitarse.

 

  • La limpieza en profundidad

El estado de la pared condiciona el tener que realizar una limpieza en mayor o menor profundidad. Los restos difíciles, como los que deja por ejemplo el aceite, pueden ser retirados con productos específicos. Los restos de cola del papel pintado pueden quitarse con un paño impregnado en detergente. Hay que poner especial atención a las humedades; primero, se debe determinar su causa para determinar si debe realizarse una intervención que las evite, y segundo, deben eliminarse por completo para acondicionar las paredes. Si las paredes tienen restos de cal o de óxido deben ser también limpiados con productos específicos. Si, por el contrario, las superficies se encuentran en buen estado, será suficiente con retirar el polvo con un paño húmedo.

 

  • Imprimación y consolidación

La imprimación es una parte imprescindible dentro del proceso de acondicionamiento de las paredes, porque sirve para hacer uniforme la absorción del fondo y garantizar la adherencia de la pintura, haciendo que el rendimiento de la pintura sea el óptimo. Además, sella los poros y consolida la pared. Una vez cumplidos los pasos anteriores de retirada de la pintura antigua (si es necesario) y de limpieza en profundidad, debemos comprobar si existen imperfecciones, que en el caso de darse podemos solventar con masilla. Se recomienda, a continuación, lijar la pared y aplicar una capa de imprimación con el rodillo. Podemos elegir entre muchas clases de imprimaciones, en función de la superficie sobre la que se aplique y de la composición. El fabricante del producto nos indicará cuánto tiempo se debe dejar secar, que en las soluciones actuales suele ser poco.

Descubre al completo nuestro catálogo de pinturas en la sección Decoración de nuestra web. Y si eres un profesional de la pintura, encontrarás todas nuestras soluciones en la categoría Profesional.

Quizás también te interese: consejos para renovar las paredes de una vivienda 

Los comentarios están cerrados.